¿Masaje v/s Aparatología?

Inicio/Noticias/¿Masaje v/s Aparatología?

¿Masaje v/s Aparatología?

El masaje se suele definir como un conjunto de movimientos manuales y rítmicos, que se aplican sobre la superficie y los tejidos blandos del cuerpo, utilizando técnicas como: el amasamiento, la presión, la fricción, los golpeteos, palmadas y rodamientos, entre otras muchas técnicas. Busca aliviar los dolores del cuerpo, mejorar la estética y tonificar los miembros.También debemos sumar a estas técnicas, el uso complementario de los productos cosméticos presentes en el mercado (y de uso profesional), a los cuales podemos conceder incluso hasta el 50 % del resultado alcanzado.

El masaje bien aplicado, es una herramienta terapéutica que colabora con la homeostasis de todo el individuo. Esto, porque existe en nuestra piel aproximadamente 5 millones de receptores dedicados al tacto, que envían impulsos nerviosos al cerebro a través de la medula espinal. El tacto, es uno de los primeros sentidos en desarrollarse y posiblemente sea el último en desparecer.

Historia del Masaje

Si bien el termino masaje es reciente, su práctica data de tiempos muy remotos y se le ha reconocido como la practica curativa más antigua de la humanidad. La historia muestra, que los chinos ya empleaban el masaje tres mil años antes de Cristo. Los libros Hindúes del Ayur Veda, escritos alrededor de 1800 A.C., lo recomendaban como medio para ayudar al cuerpo a sanarse por sí mismo. La literatura médica, de los doctores Egipcios, Persas y Japoneses, hacen numerosas referencias a los beneficios y utilidades del masaje cuando se trata de curar. También, Romanos y Griegos creían firmemente en los beneficios del masaje. Incluso en la Biblia, encontramos innumerables referencias sobre la imposición de las manos, como método de sanar al enfermo.
En la actualidad, las tendencias van encaminadas hacia los masajes que podríamos llamar eclécticos, es decir, masajes complejos que entremezclan diversas técnicas básicas, que tiene su origen en aquellas más antiguas y prestigiosas tradiciones culturales.

Efectos del Masaje

Piel: las manipulaciones del masaje, estimulan la producción y liberación local de un neurotransmisor llamado Sustancia P, el cual produce vaso dilatación local, lo que conlleva un aumento de 2 a 3 °C de temperatura. Esto favorece un ablandamiento de los tejidos y por ende, induce un aumento de la elasticidad en la piel.
Esto sumado al empleo de los productos cosméticos profesionales, nos permite alcanzar un excelente resultado, ya sea: reductivo, reafirmante, drenante o simplemente hidratante. Importante ha resultado el desarrollo de variados productos específicos, con excelentes principios activos, orientados para alcanzar los efectos deseados.
Sistema Circulatorio: Esta comprobado que el masaje, provoca un aumento de la producción de los glóbulos rojos y blancos. Además, los estímulos cutáneos del masaje aumentan la formación de histaminas y sustancias derivadas, los que viajan a través del torrente sanguíneo y linfático, ejerciendo cambios benéficos en los vasos de los diferentes órganos y sistemas, aumentando la circulación en la piel y en los músculos. Esto implica una mejora en la oxigenación y nutrición de los tejidos, aumentando el metabolismo celular y favoreciendo la eliminación de los desechos celulares.
Sistema Muscular: El masaje relaja los músculos tensionados, con esta acción se libera la presión de estos sobre los vasos linfáticos y sanguíneos, esto facilita la eliminación de los desechos y el ingreso de gran cantidad de oxigeno y nutrientes, obteniéndose una mejora del estado funcional de los músculos. Esto le confiere al masaje, un rol importantísimo en la recuperación muscular, ya que reduce su fatiga y mejora su capacidad de respuesta.
Sistema Osteoarticular: El masaje contribuye a mejorar el flujo sanguíneo de la articulación y de los tejidos que la rodean, aumentando la formación y circulación del líquido sinovial. Con esto aumenta la elasticidad del aparato ligamentoso, provocando la distensión de las fascias contraídas. Si a estos resultados, sumamos la relajación de las tensiones y contracturas musculares, obtenemos mejoras en la amplitud del rango de movimiento.
Sistema Nervioso: Un efecto importante del masaje, es la producción de sustancias llamadas neurotransmisores, entre ellas las endorfinas, las que nos dan la sensación de bienestar y relajación. Las manipulaciones suaves y lentas producen sedación. Reducen la percepción del dolor, es decir, resultan ser analgésicos. Las manipulaciones lentas pero profundas, producen un efecto aun más penetrante, pues llegan a las terminaciones nerviosas del músculo. Las manipulaciones violentas y rápidas son excitantes, de forma que incrementan el tono muscular y facilitan la contracción muscular.
Metabolismo: El masaje, aumenta la temperatura de la zona tratada ya que incrementa el flujo sanguíneo, provocando una vaso dilatación con la consiguiente mayor oxigenación. Disminuye los niveles de cortisol (hormona del estrés) y el exceso catecolaninas (relacionadas con la hipertensión arterial y el estrés). Aumenta la serotonina (neurotransmisor) y melatonina (que regula los periodos de sueño).

En resumen el masaje bien aplicado mejora la circulación de la sangre y la linfa, lo que favorece la nutrición y oxigenación celular y la eliminación de toxinas. Al lograr un estado de relajación general, brinda un descanso más reparador, porque nos permite alcanzar un sueño más profundo. Nos permite una recuperación rápida, tras el esfuerzo físico y todo tipo de fatiga asociada a una sobre carga muscular, debido a esfuerzos deportivos o de origen laboral. El masaje actúa sobre el sistema neurovegetativo, provocando un estado de relajación que permite una respiración profunda. Todo esto, nos permitirá reforzar la capacidad de reacción de nuestro sistema inmunológico, preparándolo para resistir diversas agresiones.

El Surgimiento de la Aparatología

Finalmente, debemos reconocer que con el avance tecnológico, han aparecido una gran cantidad de aparatos que pretenden llegar a competir con los resultados de nuestras manos, pero también, debemos destacar que la gente más experimentada y que conoce de estas aparatologías, vuelve a depositar su confianza y preferencia en la antigua forma del masaje, ya sea para fines cosméticos o medicinales. Esta tendencia, se debe a la aparición de resultados indeseados en el uso de algunos de estos aparatos, tecnologías que si bien entregan múltiples beneficios (tales como reducir, drenar y otros más), también pueden provocar flacidez y hematomas (entre otras cosas), por lo que no se recomiendan a personas que, por ejemplo: hayan padecido cáncer, sufran problemas cardíacos, presión arterial alta, problemas en la piel, etc. Adicionalmente, se debe tener precaución con personas que pueden mostrar sensibilidad a la estimulación por electrodos, lo que les pudiera ocasionar desde irritaciones hasta quemaduras leves.
Concluyendo, debemos aclarar que algunos aparatos nos pueden ayudar en nuestros tratamientos estéticos, pero la experiencia nos reafirma que los mejores y más notorios resultados, seguirán siendo fruto del empleo de nuestras manos, las que han sido y siempre serán, nuestras mejores y más confiables herramientas.

Reynee Alvarez Quero
Masofilaxista
Docente Estética y Masofilaxia Integral
ISM Maipú

2017-05-19T13:02:55+00:00